16

El cachete a tiempo

Posted by angua on 28 enero 2009 in Hasta los ovarios, Niños |

No sirve de nada.

Pero a mi me lo dieron y me fue muy bien y no me traumatizó ni nada

Falso, te traumatizó de tal manera que te ha hecho creer que con la violencia se arreglan las cosas, es más, que con la violencia se puede educar a un niño.

¿Qué tipo de autoridad moral tiene un padre que le grita a su hijo como un energúmeno “¡Te he dicho que no se pega!” mientras le suelta un tortazo? ¿Qué clase de educación es esa?

El cachete no es más que la derrota del educador, el recurso violento y efectista (que no efectivo) que usan algunos padres cuando no saben como educar a sus hijos, cuando han perdido la paciencia, cuando han tenido un mal día en el trabajo… imagináos que vuestro jefe os hiciera eso cuando os equivocais en algo en el trabajo.

Y no funciona. El niño aprende que no hay que romper el jarrón chino PORQUE SI NO LE PEGAN, no porque está mal.

No al cachete. Ni a tiempo, ni en la cara, ni en la mano, ni en el culo, ni por encima del pañal.

16 Comments

  • Valentina dice:

    Si te quedas mirándoles muy fijamente con cara de desaprobación y asco a veces se avergüenzan, pero sabes que más tarde volverán a hacerlo. Molaría atreverse a darles uno cuando los vemos en público “para ver si aprenden” para que vean que no funciona, pero sus cerebros diminutos no pillarían la ironía.

  • Adrik dice:

    Lo siento pero tengo que discrepar rotundamente. Básicamente porque si no lo hiciera estaría dando por sentado que mis padres me educaron mal y que no supieron ser buenos padres, y lo siento pero creo que me educaron demasiado bien a pesar de lo dificil que lo tuvieron, sobre todo mi madre.

    En serio que no es por tocar las narices, pero discrepo totalmente y tenía que expresarlo. Pero esto no significa que crea que es la base de la educación, yo no educaría a mi hijo a base de ostias, de hecho como no he llegado a enteder como se educa a un hijo me da panico el hecho de tener uno.

  • angua dice:

    Pues yo discrepo de nuevo!

    A mí mis padres también me soltaron algún tortazo, y creo que sí, en esos momentos lo hicieron mal. Fueron buenos padres en general, pero en eso se equivocaron y no me pasa nada por admitirlo, no me da reparo reconocerlo, ni eso les resta nada del cariño que les tengo.

    Yo también lo siento, pero hay cosas que no se hacen y no se hacen. Punto.

  • Adrik dice:

    ¿Y al soltarte esos guantazos te traumatizaste como dices en el texto? No creo, igual que yo tampoco. Mira los chavales peor criados que conozco son de dos tipos: los que sus padres nunca les han tratado con mano dura y los que se han pasado con la mano dura, casi rozando los malos tratos (que cosa que repulso completamente). Creo que hay un punto medio en el que hay algun tortazo y que es del que estamos hablando.

    Yo no creo que un tortazo sea algo violento, es un signo de castigo, y en la educación hay castigos y recompensas, si no no hay manera de llevar a cabo el proceso de educación. Otra cosa es que tu viejo te suelte un tortazo porque esté pagando contigo su mal dia, eso es otra cosa completamente distinta, pero cuando el progenitor da una cachetazo (nunca en la cara, por dios) estando sereno y sabiendo lo que hace creo que no es violencia.

    Y sí, la violencia es el ultimo recurso del necio, totalmente de acuerdo, pero, un momento, ¿es que acaso no somos la raza más necia que ha pisado la Tierra?

  • ZaraJota dice:

    A ver, ni tanto ni tan poco. No conozco a nadie traumatizado por un cachete. A nadie. No hablo de palizas. No hablo de abusos. Hablo de cachetes.

    Pero como bien sabes, tu y yo, aunque amigos, discrepamos de muchos, muchos temas (lo cual considero bueno) y ya hemos discutido otras veces que tu y yo no vemos igual la educación infantil.

    Y aunque a mi nunca me han puesto la mano encima, no puedo dejar de dar la razón a Adrik.

    ¡Pero si es que es Adrik!

  • angua dice:

    Adrik:

    “¿Y al soltarte esos guantazos te traumatizaste como dices en el texto?”

    En realidad sí, pero eso es un tema mío que no creo que deba airear en el blog. Pero lo que sí que tengo claro es que esos tortazos, a nivel educativo, no me sirvieron de nada. Me sentí frustrada, rabiosa, enfadada y humillada, no aprendí ninguna lección ni me “encarrilaron” ni nada.

    “Yo no creo que un tortazo sea algo violento, es un signo de castigo, y en la educación hay castigos y recompensas, si no no hay manera de llevar a cabo el proceso de educación.”

    Eso no es cierto en absoluto, hay muchas formas de educar a un niño sin castigos ni recompensas. Y mucha gente que educa a sus hijos “sin mano dura” y no le salen delincuentes juveniles.

    Cualquier tortazo es violencia, sabiendo lo que se hace, sin saberlo, con la mano abierta, cerrada o haciendo el pino. Joder, es agredir a alguien con mayor o menor fuerza para intentar imponer tu voluntad, me parece que es una definición de violencia en la que todos podemos estar de acuerdo.

    Zarajota:

    Lo siento, en este caso no acepto medias tintas. El ni tanto ni tan poco en esta situación me parece ridículo “No voy a robar un banco, solo un colmado de viejitos. ¡Ni tanto ni tan poco!”

    Me da pena que tus padres nunca te hayan pegado y creas que no se puede educar a un hijo sin soltarle algún tortazo.

  • ZaraJota dice:

    No, Angua. No digo eso. Digo que cuando te veas en la situación de educar a un hijo escribas con esta seguridad y este “agua no beberé”. Mientras tantio, es como si yo escribo un libro sobre matematicas. Un tema del que di unas nociones basicas en el colegio pero del que no tengo ni idea.

    No abogas por el cachete. Perfecto. Pero tampoco por el castigo, la reprimenda ni nada que imponga disciplina al niño. Perfecto.

    A mi también me gustan las historias idilicas en las que todo es perfecto y todo sale bien. En las que el protagonista triunfa por la fuerza del amor y nada le detiene en su ideal de vida perfecta.

    Ni tanto ni tan poco por que no has educado a un hijo. Ni tanto ni tan poco por que no sabes lo que es educar a un hijo. Ni tanto ni tan poco por que no te has visto en la necesidad de educar a un hijo.

    Es tan bonito decir “Yo nunca haré esto”. Tan bonito decir “mi moral absolutoa es la que me guia y nada me hará salir de mi recto camino”. ¡Angua, por favor!

    No es media tinta: No tienes hijos, no puedes opinar tan al 100% sobre el tema.

    Yo no los tengo y no me verás hablando de lo que haré o no haré. Por que no lo se. No se que clase de padre seré. No se si seré un hijo de puta o un padre permisivo. Si me molestará el niño o será el centro de mi vida. No lo se. No soy padre.
    Es una experiencia única porque hasta que no eres padre no sabes lo que se siente.

    Así que no, Angua. No me sirve que me digas que tu no pegarás a tu hijo. No me sirve que digas que tu moral es mejor que la mia y que eres mejor persona que yo. Yo no te digo que no se puede educar a un hijo sin darle un cachete. Te digo que no lo se.

    Y lo que te digo es que tu, a pesar de estar tan segura, tampoco lo sabes.

  • angua dice:

    Si tú lees en mis comentarios que yo digo que soy mejor persona que tú, mejor lo dejamos.

  • Eledhwen dice:

    Creo que el debate sería más real a lo que angua (creo) que intenta transmitir, si nos centramos en el último comentario…

    Un niño al que le dan un tortazo por romper una ventana o contestar mal en casa, no aprende a no hacerlo porque está mal, sino a no hacerlo porque le caerá otro tortazo. El niño no está aprendiendo nada más, que a tener miedo.

  • angua dice:

    Exacto Eled, eso es lo que quiero decir.

  • Raul Atreides dice:

    Buscando bronca, eh angua?

    Ya sabes que yo soy partidario del cuarto de los ratones y de las palizas programadas a horas puntuales del dia.
    Mis padres solo me pegaron dos veces (o lo intentaron) y siempre fue algo injusto y desproporcionado. No eran partidarios del castigo corporal y yo he salido un sádico malvado adicto a la caspa. Si me hubieran dado una somanta de palos a tiempo…

    El anime es malo, déjenlo.

    En serio, es posible educar a una persona gentil, amable, que rivaliza con los dioses en belleza y sabiduría sin castigo corporal. Y a la que los trajes sientan genial. Prueba A.
    A lo mejor un par de sopapos le hubieran dado también modestia, pero eso nunca lo sabremos.

    También Zarajota tiene parte de razón. No somos padres y no sabremos a lo que nos enfrentamos, podemos pensar que no haremos esto o lo otro, pero a la hora de la verdad, no sabemos qué haremos. Y lo que es peor, no sabemos qué es lo que nos va a resultar de lo que hagamos.

    Porque la personalidad es algo tan complejo que no creo que se pueda simplificar a “mis padres me pegaban o no”. No es un medio que apruebe como didáctico, pero de ahi a decir que marca a la gente…
    También marca el no recibir.

    Yo personalmente, no recibí agresión física en mi infancia y eso posiblemente hizo que en el colegio fuera incapaz de responder físicamente a las agresiones de mis compañeros. Mis padres intentaron paliar la falta de sopapos que me daban metiéndome en judo y eso solo hizo que fuera desgraciado, porque me sentía muy mal al ser sometido por gordos sudorosos. Y me costó mucho enfrentarme a abusones que me martirizaron durante meses. Hasta que les partí la cara. Y aprendí que la violencia a veces es la única solución. Al menos a mi me funcionó. Puede que existiera otra solución, pero estaba lejos de la mente de un niño de 6 años. Ahora hubiera encontrado la raiz de su comportamiento, analizado su punto débil y preparado una vengaza de tortura psicológica. Pero entonces, liarme a puñetazos fue lo que funcionó. A lo mejor, si hubiera recibido alguna vez no hubiera tenido terror al dolor físico, les hubiera plantado cara la primera vez y no hubiera sufrido meses de acoso.

    A lo mejor.

    Pero eso nunca lo sabremos.
    Sin embargo, mis padres criaron a un tipo que luego practicó todo tipo de artes marciales (Judo no, que me trae malos recuerdos), colecciona armas y pega a sus alumnos silvestres. Ah, y futuro ganador del premio Nobel de la excelencia (categoría que yo crearé).

    Lo que quiero decir con esta ventana abierta a mi mente perturbada es que, pese a que los padres tienen una gran influencia en la educación, los factores que intervienen en el desarrollo de la personalidad son tantos y es tan complejo que no se puede afirmar categóricamente que dar un sopapo traume a un niño.

    Mi madre no me pegó una vez que me puse supergilipollas porque mis abuelos me estaban malcriando. Tenía tres años, quería una chuche y me puse a rabiar. Me hizo sentir tan ridículo que hasta lo recuerdo. A lo mejor me lo hice yo solo, estaba en el metro y berreaba como un niñato asqueroso. Me dejó chillar y no me pegó. Supongo que diría algo, pero la consecuencia es que, a dia de hoy, no pido cosas de regalo, siento vergüenza por aquello y aunque racionalmente se que no puedo culpar al pequeño raulito por ser asi, era un gilipollas inmaduro del que me avergüenzo. Y del que me avergonzé toda mi infancia. Claro, que tenía 3 años… pero el sentimiento es tan fuerte que supera a mi razón.

    Un sopapo me hubiera traumado menos o más? Hubiera conseguido el mismo efecto a largo plazo? Haría que hoy comiera chuches a escondidas o no? Aquel NO-sopapo me convirtió en el orondo goloso que soy?

    Es el puto gato de Schödinger. Nunca sabremos qué habría resultado ser yo. Porque solo hay un yo. el que tuvo a esos padres hippies beatniks que no me supieron meter en cintura. Y luego encima me libré de la mili, asi que nunca podré ser un hombre.

    Claro que luego hay estadísticas y tal. Pero como eso es una ciencia-bruja, pues no te puedes fiar. Si las hace el congreso promotor del huevo, dirán una cosa. Si las hace Leti, dirá otra. Si las hago yo, mataré a todos los encuestados.

    Y para finalizar, diré que estoy de acuerdo con Angua y no pienso pegar a mis hijos. Les aburriré con mis diatribas para que aprendan que hacer algo malo implica el tostón de Papá. Y mamá les dará leña, será la mala y a mi me querrán y no me meterán en un asilo. A ella si, en uno de esos de las noticias.
    Lo tengo todo calculado.

    Un besito.

  • angua dice:

    ¿A quién llamas buscabroncas, buscabroncas?

    Estoy de acuerdo con lo que dices.

    En lo que respecta a “como no estamos en la situación no sabemos lo que haríamos” estoy de acuerdo pero a la vez no. Es decir, estoy de acuerdo en que no sé lo que haré, pero mi idea es no pegarles. Si lo hago ya aceptaré las consecuencias, pero mi aproximación al tema es “no se hace”.

    Cambiemos la situación. Yo nunca he tenido novio, y afirmo que cuando lo tenga jamás le pegaré ni le someteré a otras clases de violencia doméstica. Evidentemente no sé si se dará la situación de que ataque a mi pareja con una sartén ennegrecida, pero mi intención, mi ideal, es no hacerlo. ¿La gente me va a tachar de hacer bandera de mi superioridad moral o de hablar de lo que no sé? ¿Me van a acusar de blanda y me se van a reír de mi? ¡Dios mio, soy una virgen ruborizada y voy dando lecciones sobre relaciones! En este caso la gran mayoría de personas verán mi afirmación como normal, lógica e incluso encomiable, porque hoy en día la violencia doméstica está mal vista y hay anuncios en la tele que dicen lo mala que es la gente que pega a sus parejas. Pues para mi la violencia hacia los niños es un poco lo mismo.

  • Baldeón dice:

    Y ahora voy yo y me meto, sin que me llame nadie…

    A ver, por lo que he entendido, la cuestión no es si el cachete es o no es efectivo. Es más, si me apuran, hasta diría que puede llegar a serlo. La cuestión es si es o no es correcto, si se puede o debe considerar como un recurso educativo o disciplinario más, una herramienta a la que acudir.

    Yo creo que no. La RAE dice que educar es desarrollar o perfeccionar las facultades intelectuales y morales del niño o del joven por medio de preceptos, ejercicios, ejemplos… Pero no de cachetes. El cachete está, literalmente por definición, fuera del “canon” de la educación. Es no-educación. ¿Es comprensible, cuando no nos referimos a malos tratos? Si ¿Es explicable? Vaya que si ¿Es deseable? No. No, en la medida en la que es un fallo del padre. Se arrea el cachete cuando se pierde la paciencia, cuando el nene te supera, cuando te pueden los acontecimientos. ¿Que un cachete, o dos, o tres a lo largo de toda la infancia no te convierten en un mal padre? Por supuesto, perder los papeles una vez no va a invalidar toda una educación y cuidado. Y corre por ahi el rumor de que nadie es perfecto. ¿Que lo mismo cuando tenga críos se me saltan los pistones y les doy un azote? No digo que no. Pero como dice Angua, mi posición de principio es que ese es un recurso que no debo utilizar.

    No porque el niño no se vaya a callar, sino porque no es correcto.

  • Raul Atreides dice:

    Completamente de acuerdo. Yo estoy en contra del castigo físico como método, pero no veo que sea el fin del mundo si ocurre alguna vez.
    Dices, Angua, que ahora está mal visto lo de la violencia doméstica, pero también hay un sobreproteccionismo con los niños, respuesta del abuso cometido en el franquismo, que al final no da buenos resultados. No se por qué será, pero ahora los alumnos pegan a los profesores y los profesores no pueden ni defenderse por miedo (a cobrar más o a una denuncia). No se si tendrá que ver con el castigo físico o con la decadencia de los valores morales de la sociedad. Y no me refiero a lo del matrimonio gay, sino a las jornadas de 9 a 9 de la gente que les impide educar a sus hijos.

    Que a los defensores de la familia parece que no les importa que los niños no tengan ningún padre con tiempo de criarlos, siempre y cuando esos no-padres sean heterosexuales.

  • angua dice:

    Yo creo que la clave está en lo que dices. Hoy los niños tienen consolas, móvil, cuenta del WoW, paga de 50 euros… pero sus padres no están por ellos. O bien porque curran de 9 a 9 como tú dices, o bien porque los hijos son muy monos para la foto de familia pero luego es un coñazo tener que educarlos y perder tu independencia y pasarte el sábado en el zoo en vez de haciendo Pilates.

  • Raul Atreides dice:

    Lo dices como si hacer Pilates fuera más divertido que ir al Zoo… y es un petardo infumable. Lo mejor es hacer futbol niño. Es decir, usar a tu pequeño como pelota y combinas un tiempo en familia con deporte.

    Recomendado para familias numerosas.

Comments are closed. Would you like to contact the author directly?

Copyright © 2005-2019 Guisante Multimedia All rights reserved.
This site is using the Desk Mess Mirrored theme, v2.4, from BuyNowShop.com.