Pizzas de emergencia

Posted by angua on 30 enero 2011 in Cocinillas |

Esta tarde Joan me ha mirado con ojos amorosos y me ha dicho “Cariño, tengo algo redondo aquí (señalándose al corazón) que necesito sacar”. Yo, pensando que me iba a decir una de esas pasteladas que intercambiamos habitualmente le he mirado con amor. “¿Qué es?”. “¡Quiero cenar pizza!”

Para que luego digan que el romanticismo no existe.

Como no tenemos pizzas precocinadas en casa, hemos sopesado las posibilidades existentes. Las pizzas de masa fina de Domino’s están ricas pero nos sale a un mínimo de 17 euros el pedido. Hace unos días nos dejaron un menú en el buzón de pizzas a muy bien precio y aunque la cuatro quesos estaba muy buena, la otra era bastante mala, así que prefería no arriesgarme.

Bajar a comprar unas pizzas precocinadas al pakis o al Opencor no es una opción porque en la calle a estas horas hace frío y no nos apetecía salir a ninguno, así que he hecho un repaso mental de lo que había en la nevera y he recordado que teníamos todos los ingredientes para hacer esto:

Photo1

Los pasos son muy sencillos.

Enciendes el horno a temperatura máxima, para que se vaya precalentando. Pones unas cuantas rebanadas de pan de molde sobre una rejilla de horno y las untas con salsa de tomate (esta es casera, lleva ajo, cebollita y hierbas). La salsa de tomate no es necesaria, pero le da un toque más jugoso. Yo las pongo sobre papel de plata para que no chorree el queso.

la foto

Las cubres con alguna loncha de queso (este es gouda, y son sobras, por eso hay solo media loncha en cada rebanada) y otra de pavo o jamón cocido, lo que prefieras.

la foto(2)

Por último rellenas con lo que te apetezca o lo que tengas por la nevera. En nuestro caso, sobras de mozzarella rallada, queso roquefort y lonchas de jamón serrano. También queda de muerte con atún, rodajas de tomate, queso de cabra, champiñones, bacon… Si le espolvoreas un poquito de orégano o hierbas del estilo por encima le da un toque perfecto.

la foto(3)

Y al horno, a temperatura máxima durante unos 10-15 minutos, depende de lo tostado que te guste el jamón o lo fundido que prefieras el queso. Los panecillos de ajo que se ven en la primera foto están hechos con pan de molde, mantequilla, sal de ajo y un par de lonchas de queso semicurado que tenía por la nevera.

Fácil, rápido, una buena forma de vaciar la nevera de sobras. Y riquísimo.

Ha quedado tan bueno que para recompensarme Joan ha decidido que vamos a ver The last Airbender. Yuju. La próxima vez que se me ocurra hacer algo exquisito de cenar me lo pensaré dos veces.

Copyright © 2005-2017 Guisante Multimedia All rights reserved.
This site is using the Desk Mess Mirrored theme, v2.4, from BuyNowShop.com.