2

En la sala de espera

Posted by angua on 28 octubre 2010 in Cosas mías |
<div class=\"postavatar\">En la sala de espera</div>

(A los que teméis que el blog se convierta en un espacio temático sobre embarazo y bebés: no os preocupéis, que en cuatro días comienza el NaNoWriMo. )

Ayer estuve una hora y media en la sala de espera del ginecólogo. Una hora y media. Total para que me dijera que los resultados de los análisis estaban bien, algo que ya sabía. Tardé tantísimo porque se me colaron un par de personas que tenían urgencias, y para rematar una vez en la consulta me dice el médico que si solo es para resultados de analisis que lo diga, que me cuelan también. Muy listo, eso se dice ANTES de tenerme una hora y media esperando.

Como a la hora de estar en la sala de espera (yo ya no sabía como ponerme) llegan una chica embarazada de mi edad o un poco menos, y su madre. Digo lo de la edad porque la madre no podía tener mucho más de cincuenta años. Se pusieron a charlar y tuve que sacar el movil y comenzar a apuntar lo que decían porque era oro puro. Todo lo que salía de la boca de la madre era para enmarcarlo.

MADRE: Le he comprado un mono que es una muñeca (??) a la bebé.

HIJA: Ah, muy bien, ¿y donde?

MADRE: En una tienda que hacen las cosas estos niños pobres que no tienen ni para comer. En la misma en la que le compré la cometa al niño. (Imagino que el niño debe ser otro nieto)

HIJA: ¿Que le compraste una cometa al niño?

MADRE: Sí.

HIJA: Mamá, el niño tiene siete meses.

MADRE: Ya.

HIJA: ¿No crees que es un poco pequeño para una cometa?

MADRE: Bueno, pues que la ponga de decoración como la tenían en la tienda donde venden cosas que hacen los niños pobres que no tienen ni para comer, y en un par de años ya si eso la usan.

HIJA: Con dos años sigue siendo pequeño para volar una cometa.

MADRE: ¿Y qué? El que tiene que volar la cometa es el padre, no el niño.

HIJA: ¿Cómo?

MADRE: Sí, las cometas no son para que las vuelen los niños, son para que las vuelen los padres y los niños miren.

HIJA: (Cambiando de tema) ¿Sabes que el niño de Fulanita nació de culo?

MADRE: ¿Cómo de culo?

HIJA: Con el culo primero.

MADRE: ¿Y por qué no se esperaron a que se diera la vuelta?

HIJA: Mamá, cuando el niño está encajado ya no se da la vuelta.

MADRE: ¿Y la cabeza como la sacaron? (A lo mejor se piensa que se la dejaron dentro y el niño va sin cabeza por el mundo como una Barbie rota)

HIJA: Pues al final. Y además fue tan rápido que no le pudieron poner anestesia.

MADRE: ¡Pero como! ¿Le sacaron la cabeza sin anestesia?

HIJA: Claro… no le pusieron anestesia para nada.

MADRE: Pues ya podrían haberle puesto anestesia para sacarle la cabeza. (Aqui yo ya comenzaba a pensar que la mujer creía que le habían cortad la cabeza al niño o algo. Quiero decir, si la madre ya ha parido un crío de culo, ¡la cabeza es lo de menos!)

HIJA: Pero mamá, no se pueden parar en medio del expulsivo con medio niño fuera a ponerle la anestesia.

MADRE: ¿Y por qué no?

HIJA: Porque te tienes que poner de lado y estarte muy quieta mientras te pinchan y con medio cuerpo del crío fuera es un poco difícil. (Y que ya para dos empujones que te quedan, ¿De verdad necesitas anestesia?

MADRE: Tu hermano también nació con los pies por delante. Y cuando se daba la vuelta y se ponía de cabeza, ¡puf! se subía para arriba y no habia forma de sacarlo.

HIJA: (Alucinando pepinillos) Mamá, cuando el bebé ya está saliendo no se da la vuelta.

MADRE: Tu hermano sí, que era un bebé muy pequeño. (Y esta señora debía tener una vagina como una autopista de ocho carriles si se le podía dar el bebé la vuelta en ella)

HIJA: ¡Pero si pesó tres quilos!

MADRE: Dos ochocientos. Un bebé muy pequeñajo.

En este momento me llamaron para entrar en la consulta. Una pena, me habría gustado seguir escuchando las aventuras de la mujer y su vagina superflexible.

Otro día, más.

6

Intenté escribir un haiku como título pero soy incapaz

Posted by angua on 8 septiembre 2010 in Libros |
<div class=\"postavatar\">Intenté escribir un haiku como título pero soy incapaz</div>

Yo suelo leer mucho. Me encanta, me relaja, es una de mis formas de ocio preferidas. Y hace unos años tuve la “suerte” de que esa forma de ocio se convirtiera en algo remunerado, ya que conseguí comenzar a trabajar como lectora para un par de editoriales. No es un trabajo a tiempo completo y no es regular, pero me sirve para ganarme un sobresueldo decentillo.

Poco a poco he ido recibiendo más y más libros para leer. ¿Lo bueno? Que me pagan por leer. ¿Lo malo? Que no tengo tiempo para leer los libros que a mi me apetecen o me interesan.

Eso lo solucioné descubriendo los audiolibros. En inglés y leídos por profesionales, me permiten leer-escuchar un libro mientras camino por la calle, mientras friego los platos, ordeno la casa, mientras voy en autobús… en definitiva, mientras hago tareas monótonas que no necesitan una gran concentración.

De esta manera me leí toda la saga de La torre oscura de Stephen King, además de un par de libros más del mismo autor, siete u ocho tomos de La rueda del tiempo, y otros libros de fantasía y ciencia ficción que me interesaban pero no tenía tiempo de leer. Soy una lectora bastante fiel yde estos géneros y reconozco que no me suelen interesar novelas demasiado alejadas de los mismos.

Hace un mes hice un pedido a Amazon UK. En el paquete encontré un folleto de publicidad de Audible, una página web inglesa de descarga de audiolibros, en la que pagas un tanto al mes y tienes créditos para descargar los audiolibros que prefieras. En el folleto venía una url para que probara gratis durante diez días la página, y para que me descargara dos audiolibros sin coste alguno.

Y yo, como soy como soy, fui al menú de audiolibros y los ordené por duración. Porque ya que van a ser gratis que por lo menos me duren suficiente. Y por qué no, para descubrir algun libro distinto que me interesara o que no tuviera en mi radar.

Y eso hice: me terminé bajando Crónica del pájaro que da cuerda al mundo de Haruki Murakami (en inglés, y que costaba 45 libras). 26 horas de lectura-escucha. No es para nada mi género, pero me está encantando. Tiene una estructura un poco extraña y es lento como el solo, pero me está atrapando en ese mundo onírico y surrealista en el que parece que siempre viven los personajes de este autor, lleno de mujeres (principalmente) extrañas y hombres peculiares. Además el lector tiene una voz muy andrógina, es un hombre pero tiene un tono suave, casi adolescente, que encaja muy bien con los personajes femeninos. Eso si, los masculinos, especialmente los ancianos, dan un poco de miedo.

Cuando acabe de escucharlo (voy por un poco más de la mitad) ya haré una crónica algo más decente, aunque no creo que sea capaz de recoger en un post un universo tan complejo como el que tiene este libro. Se intentará.

1

Karma Instantáneo

Posted by angua on 6 septiembre 2010 in Mundo |
<div class=\"postavatar\">Karma Instantáneo</div>

Volvíamos de Madrid, de la boda de los fantásticos y encantadores Zarajota y Lorzagirl. El vuelo de Iberia salía de Madrid a las 22:30. Al hacer el check-in, una chica majísima al ver la altura de Joan nos dijo que aunque preferia no ponernos en salida de emergencia (mejor, porque aunque tienes más espacio para estirar las piernas los asientos son más estrechos) nos iba a poner en las filas de atrás, a uno en la ventana y al otro en el pasillo, porque “nadie suele pedir el asiento del medio solo y teneis muchos puntos de ir solos en la fila porque el avión no se va a llenar”.

Llega la hora de embarcar, subimos al avión y recibimos un mensaje de un amigo que volaba con Iberia dos horas antes. Que les han informado de un retraso de hora y media una vez subidos al avión. Le preguntamos a una azafata bastante maja que si esto nos va a pasar también a nosotros y ella se toma la molestia de llamar para preguntar: en principio no hay problema. También nos ofrece toallitas perfumadas y servilletas para refrescarnos, porque entre el calor y todo estamos un poco agobiados.

Al cabo de cinco minutos llega un chico con una enorme y apestosa bolsa del McDonalds, a sentarse en el asiento del medio. Su novia está sentada en el asiento del pasillo del otro lado de la fila. Joan le dice que si quiere le dejamos el asiento de ventanilla, para que no tenga que estar entre los dos. Él va y nos dice “prefiero el de pasillo, porque mi novia tiene miedo a volar”.

Nosotros le explicamos que Joan necesita espacio para estirar las piernas y por eso se sienta en el pasillo, y la novia, bastante borde, nos dice “pues me siento yo en medio y os poneis vostros uno en cada pasillo”.

Yo le intento explicar que Joan y yo preferimos ir juntos porque asi yo levanto el reposabrazos y Joan tiene un poco más de espacio de mi asiento para acomodarse mejor, pero la chica es bastante borde y refunfuña todo el rato. Yo le digo que si lo prefiere, me quedo yo en la ventana y Joan en el pasillo y dejamos a su novio en medio, en el asiento que le corresponde. El novio decide sentarse en la ventana, con su bolsa apestosa de McDonalds, y me suelta “pues lo siento pero voy a beber mucho asi que me voy a levantar varias veces para ir al baño”.

La azafata simpática se acerca a nosotros y nos dice que va a intentar encontrarnos otro sitio, y efectivamente, al minuto nos llama y nos pasa para adelante: una fila de tres vacía justo detrás de la clase bussiness, con muchísimo más espacio para estirar las piernas y sin vecinos con bolsas de comida apestosas. Joan y yo nos acomodamos bien anchos y de repente oímos las palabras mágicas “salimos con retraso”.

Un azafato nos cuenta que hay media hora de retraso por temas de restricciones en los despegues, y la azafata simpática nos busca con los ojos y nos lanza una mirada de “pues teníais razón”. Por suerte la media hora de espera (que en realidad terminan siendo cuarenta minutos) se pasa rápido y despegamos sin problemas, aunque más tarde de lo previsto.

6

Emoción, intriga, dolor de barriga

Posted by angua on 11 marzo 2010 in Cosas mías |
<div class=\"postavatar\">Emoción, intriga, dolor de barriga</div>

Tengo el estómago en un puño.

Las piernas flojitas.

La cabeza que se me va de vez en cuando.

Nos hemos comprado un piso. Nos hemos casado con el banco durante una buena temporadita. Hemos pasado por el aro a lo grande. Con fanfarrias y todo.

Estoy completamente acojonada y desesperadamente emocionada.

Pájaro a pájaro

Posted by angua on 12 enero 2010 in Cosas mías, Libros with Comments closed |
<div class=\"postavatar\">Pájaro a pájaro</div>

Eso no sólo es el título de un libro que estoy leyendo (Algunas instrucciones sobre la escritura y la vida es el subtítulo); es también una buen filosofía de vida. No hay que agobiarse porque tengas un millón y medio de cosas por hacer: elige una y termínala, una por ve

Eso significa no agobiarse porque tengo tres libros en la lista de espera o llevo semanas sin actualizar o tengo que ordenar los armarios de la cocina. Un libro por vez. Un informe por vez. Una entrada por vez. Un armario por vez (bueno, vale, eso tal vez no corre tanta prisa).

Hablando de libros: me he leído Elantris, de Brandon Sanderson, el autor que va a continuar con los libros de La rueda del tiempo tras la muerte de Robert Jordan. Es una novela de fantasía que no forma parte de una saga (aunque se planea una secuela, la novela se puede leer perfectamente suelta) y que está muy bien escrita. Los personajes son interesantes y entrañables, hay acción, intriga, politiqueo, su poquito de amor… vamos, una gozada de leer.

¿Lo malo? Que el autor es mormón. Espero que no se vuelva tan idiota como Card.

Sigo con La rueda del tiempo en audiolibro, hace tanto tiempo que me los leí y me decepcionaron tanto hacia la mitad que casi no recuerdo nada, por lo que es como leérselos (escucharlos) casi de cero. A ver si este chico nuevo les da algo más de ritmo a los últimos de la saga, porque a partir del libro sexto o así se convierten en un peñazo insufrible.

Etiquetas: , , ,

3

Lo que se dice

Posted by angua on 29 diciembre 2009 in Feminismo |

Pensé en publicar esto ayer, pero imaginé que muchos pensarían que era una inocentada, así que lo he trasladado a hoy. Hoy siendo martes 29 de diciembre, ejem.

Lo que yo venía a contar es algo salido de un artículo de una bloguera fantástica, Kate Harding, que en una de sus entradas comenta muchas cosas interesantes sobre ser bloguera y mujer, y mujer en general. Y sobre por qué el mal trato que se les da a algunas mujeres en Internet y fuera de ella nos afecta a todos, no solo a nosotras.

Os traigo un fragmento que habla de lo que se dice sobre las mujeres en general y en concreto Internet, (preguntadme por qué me sube la bilirrubina cada vez que leo los comentarios de menéame). Y de por qué los hombres deberían dejar de seguir la broma y ponerse duros con este tipo de comentarios. O al menos los hombres que se consideran feministas, en su definición de diccionario, que espero que sean la gran mayoría de los que me leen.

La traducción del inglés es mía, y aunque está centrado en la sociedad estadounidense, creo que hay muchas cosas que sirven también para la nuestra.

Porque el tema es, que puede que tú y tus colegas no habléis en serio cuando decías que todas las mujeres son unas zorras, locas, putas o estúpidas, que si me la follaría, que no puedes razonar con ellas, no puedes vivir con ellas ni matarlas, solo se viste así para llamar la atención, si no quiere quemarse que no se acerce al fuego, si no puede seguir las reglas que no juegue, si no sabe aceptar una broma mejor que se pire, solo valen para limpiar y follárselas, no sirven para ser líderes, son demasiado emocionales para dirigir una empresa, solo nos quieren por nuestro dinero, si dejaran de reaccionar de forma exagerada y considerarse víctimas se darían cuenta de que en realidad tienen el poder y que somos los hombres blancos los que no podemos ni abrir la boca…

Vale, sé que no hablas en serio. Entiendo que lo dices por decir.

Pero escúchame, y hazme caso: posiblemente, en algún momento de tu vida, hayas dicho estas cosas en una conversación con un hombre que realmente odia a las mujeres, hasta el punto de haber agredido o violado a alguna. Y puede ser cualquiera.

¿Y sabes qué? Ese tío piensa que estás de su parte.

El artículo entero está aquí, por si os interesa. Es fantástico de principio a fin, pero eso sí, en inglés.

3

NaNoWriMo – Día 5

Posted by angua on 12 noviembre 2009 in Nanowrimo |
<div class=\"postavatar\">NaNoWriMo - Día 5</div>

Objetivo: 10.875 palabras.

Conteo de palabras: 10,973

Diario: Cada vez uso frases más cortas y voy más a pincho. Mi editora interna está que se sube por las paredes y voy a sudar sangre cuando quiera reescribir, pero siento que así la historia avanza mucho más rápido. Ya tendré tiempo de rellenar luego, o de explicar cosas que están pasando demasiado deprisa. Primera escena de sexo, en el capítulo 2. Y no sexo normal, no, sexo del mágico. Alan Moore estaría orgulloso de mí si me conociera y le importara un pimiento mi vida. (Hoy en la frutería me han regalado un pimiento, por cierto). Mi protagonista femenina se ha quedado sin móvil (y no lo había pensado antes pero eso va a provocar una visita de sus padres). Tengo un tic en la ceja y en el tímpano.

NaNoWriMo – Día 4

Posted by angua on 12 noviembre 2009 in Nanowrimo with Comments closed |
<div class=\"postavatar\">NaNoWriMo - Día 4</div>

Objetivo: 8700 palabras.

Conteo de palabras: 8837

Diario: Mi protagonista femenina le ha contado a mi protagonista masculino la gran revelación que va a iniciar toda la trama. Me he saltado un buen cacho de capítulo para llegar a esa escena porque me apetecía mucho. Aunque he tenido muchas dudas sobre donde colocarla, al final he seguido mis planes originales. Mogollón de diálogo, lo que está bien porque sube el número de palabras a buen ritmo y me ayuda a encontrar un poco la voz de los personajes. Además, es una escena de esas de “porque tú eres el elegido” “pero si yo solo pasaba por aquí!” que tanto me molan. La última frase que he escrito es “¡Esto es un atraco!”. Ah, y esa escena ha pasado a cámara lenta, al menos ante los ojos de la protagonista.

5

NaNoWriMo – Día 3

Posted by angua on 10 noviembre 2009 in Nanowrimo |
<div class=\"postavatar\">NaNoWriMo - Día 3</div>

Objetivo: 6525 palabras.

Conteo de palabras: 6640

Diario: Ya he terminado el primer capítulo, en el que va una de las escenas más importantes de la historia que resulta ser uno de los momentos más ridículos posibles. Me apunto que tengo que hacer algunos cambios en el turno de trabajo de mi protagonista femenina (no me pongo a hacerlos ahora porque perdería MÁS el tiempo). Mi antagonista principal (que todavía no lo es, o mejor dicho todavía no sabe que lo es) se acaba de bautizar a sí misma. Comienzo a hacer referencias a películas y a gente que conozco. 

Personajes que han aparecido de momento: Marina, Arturo, Sofía, Tom (el gato de Marina), los padres de Marina.

Releyendo la Rueda del Tiempo.

Posted by angua on 10 noviembre 2009 in Libros with Comments closed |
<div class=\"postavatar\">Releyendo la Rueda del Tiempo.</div>

Reescuchando más bien. Entre el NaNo y los informes de lectura no tengo demasiado tiempo para leer para mí.

Dejé de leer la Rueda del tiempo cuando iban por el volumen… ¿trescientos? O el ocho o nueve, no recuerdo bien, pero más o menos iba por ahí.

Rand me aburre, como la primera vez. Mat me pone de los nervios, como la primera vez. Perrin me mola, como la primera vez, pero ahora lo shippeo a muerte con Egwene (no recuerdo si la primera vez también). Los personajes femeninos de Robert Jordan todavía son un asco.

Copyright © 2005-2017 Guisante Multimedia All rights reserved.
This site is using the Desk Mess Mirrored theme, v2.4, from BuyNowShop.com.